Los millennials tienen menos parejas sexuales que generaciones previas

Por muccho, los millennials tendrán un promedio de ocho parejas por cabeza durante su vida, mientras que sus padres tuvieron entre 10 y 11. Foto propiedad de: periodicoabc.mx

Por mucho, los millennials tendrán un promedio de ocho parejas por cabeza durante su vida, mientras que sus padres tuvieron entre 10 y 11.

Aunque podríamos pensar que la generación “Y”, mejor conocida como “millennials”, cuenta con las condiciones ideales para llevar una vida sexual activa, se ha demostrado que tenemos menos parejas sexuales que las que tuvieron nuestros padres.

¿No comprendes por qué ocurre esto? Es cierto que tenemos todo tiempo de información al alcance de nuestras manos, que diariamente interactuamos con cientos de personas en redes sociales y que tenemos más acceso a portales de citas y preservativos, pero eso no implica que tomemos la sexualidad a la ligera. Aquí cuatro claves para ayudarte a entendernos:

En lo que casi todos los integrantes de esta generación coinciden, es en aceptar con total naturalidad las diferentes orientaciones sexuales y en tener experiencias homoeróticas con el otro sexo, sin cuestionarse sus preferencias o buscar etiquetas para sus aventuras.

Esto, debido a que el 43 por ciento de los millennials ingleses, de entre 18 y 24 años, no se consideran a si mismos como completamente heterosexuales. De hecho, y para ser más específicos, este sector se sitúa en algún punto de la escala Kinsey, que clasifica la orientación sexual en un rango del uno al seis, en el que uno significa ser totalmente heterosexual y seis 100 por ciento homosexual, según The Telegraph.

Según Ana Yáñez, sexóloga, psicóloga, directora del Instituto Clínico Extremeño de Sexología, ?la edad de iniciación al sexo es cada vez más temprana en España, lo que demuestra que se ha ido reduciendo debido a la falta de educación sexual, ya que se ha demostrado que ésta retrasa la pérdida de la virginidad. Los jóvenes que han recibido información por parte de profesionales, eligen más y no se ven tan presionados por sus compañeros para estrenarse en el mundo del sexo. En los últimos años, en nuestro país está subiendo a los 13, e incluso a los 11 años?.

Por muy increíble que parezca, de acuerdo con un estudio publicado en Archives of Sexual Behavoir, a lo mucho, los millennials tendrán un promedio de ocho parejas por cabeza durante su vida, mientras que sus padres tuvieron entre 10 y 11.

Si seguimos así, lo más probable es que esta generación sea la que menos relaciones sexuales haya tenido en la historia, pues sólo el 7 por ciento de ellos practican el sexo entre 2 y 5 veces por semana. Además, según el portal de citas Match.com, 49 por ciento de los jóvenes no han tenido ningún encuentro sexual durante el último año, y uno de cada tres no ha probado esa experiencia todavía.

?Los que ahora están en la veintena trabajan muy duro y se toman las relaciones y el compromiso demasiado en serio?, dice Time Helen Fisher, antropóloga biológica de la Rutgers University.

¿Por qué? Sencillamente porque estamos bien informados de los riesgos que tener varias parejas sexuales implica; conocemos el peligro de las infecciones de transmisión sexual.

Los millennials apuestan por el amor y dan por hecho que el buen sexo vendrá de la mano. Ay ajá. Al respecto, Yáñez explica:

Entre los jóvenes existe una cierta obsesión por tener pareja y todo lo que gira entorno al mito de la media naranja, lo que hace que muchas veces se depositen todas las expectativas de felicidad y consecución del placer en el otro y no en uno mismo. Muchos jóvenes no tienen fantasías sexuales y subliman demasiado el amor romántico, o lo confunden con la posesión, lo que da lugar a actitudes machistas que, lejos de extinguirse, están volviendo otra vez por una visión distorsionada de las relaciones de pareja y de lo que debe ser el compromiso. Por ejemplo, algunos chicos exigen como ?prueba de amor? que sus parejas les den la clave de acceso al correo electrónico o a las cuentas en las redes sociales, cuando lo que realmente quieren es poder controlarlas. El estereotipo de hombre fuerte y mujer débil que necesita protección masculina, no está erradicado aún?.

Otro aspecto importante en las nuevas generaciones es la falta de la ?clave erótica?, que ?viene a ser nuestra personalidad sexual, que debe formarse con nuestros gustos, información de que disponemos, fantasías, sensibilidad. Algo que uno va construyendo poco a poco?, comenta la sexóloga.

Con información de El País.